lunes, noviembre 10, 2008

Tú no lo sabes, pero yo, en este preciso momento, estoy corriendo. No importa si te lo crees o no. No importa si vienes a este blog y crees que ya no escribo. Todo lo contrario. Escribo, pero no tengo tiempo para teclear. No olvides que estoy corriendo. Tengo más que contar que nunca. Pero me preocupa si voy bien situado en carrera. Y dónde está la meta. No pasa nada especial, lo que ocurre es que estoy cansado. Lo que ocurre es que estoy triste. Me voy a tatuar el nombre en el brazo para oir a la gente animarme. Puede que funcione.

3 comentarios:

LA CAÑA DE ESPAÑA dijo...

Ya decía yo que notaba un cierto temblor en las letras...

Presumiendo de la "Blackberry" ¿Eh?

Jeje. Bueno, bromas a parte, correr no siempre es malo. Correr no siempre es bueno. Quiero decir que correr está bien si es lo que deseas. A veces debes pararte y tumbarte al sol, a veces deber andar hacia la luz y a veces debes encerrarte en un oscuro cuarto para estar sólo con tus pensamientos.
Y sí, no es que la gente tenga que aplaudirnos a nuestro paso, pero a todos nos hace falta, de vez en cuando unas palabras de ánimo.

Un abrazo, amigo.

Esther dijo...

pues júntate conmigo

miescondite dijo...

Ánimo Bowie!!


Le leo, aunque en este medio un poco menos...


Abrazo!!