lunes, enero 19, 2009

Lo peor de todo

Lo peor de todo no es la televisión y sus especiales de Navidad con canciones en play back y tipos con corbata ymatasuegras fingiendo estar contentos en un programa de Nochevieja grabado en noviembre. Lo peor de todo no son los petardos, ni los vecinos súbitamente contentos, ni las doce uvas demasiado rápido ni la noche que pasa muy despacio. Lo peor de todo no es cruzar los dedos por los demás en el nuevo año, los mensajes de felicitación en cadena en el móvil, las conversaciones anuales que nunca se prolongan al resto del año, nos vemos un día de estos, a ver si quedamos. Lo peor de todo no son los cotillones, ni la justa y precisa alegría forzada, ni Raphael, ni dejar de escribir postales de Navidad ni las postales de Navidad, ni los centros comerciales y no acertar con los regalos con los que es imprescindible acertar. Lo peor de todo no es echar de menos la Navidad de la infancia y sus fuegos artificiales y su rotunda alegría y su perpetua recreación en cada mes de diciembre, como un sueño que al despertar se trata de arañar con la punta de los dedos. Lo peor de todo no es no saber olvidar un poco y sentirse extranjero un buen rato y cientos de muertos en televisión entre anuncios de coches de 300 caballos. Lo peor de todo no es tener las respuestas pero que las preguntas hayan cambiado, algo así como escuchar a los Doors atrapado en un atasco o tu nombre en la voz de un desconocido. Lo peor de todo habría sido no sobrevivir, no disfrutar de la sonrisa de tus padres, el brillo en los ojos de tu hermana, el beso de tu chica, el caluroso afecto de la familia, el brindis definitivo y rotundo y la apresurada y espontanea vergüenza de reconocernos felices. Ahora empieza todo, y el mundo es un lugar largo y ancho y posible. Enhorabuena. Y feliz 2009.

3 comentarios:

Pareidolia dijo...

Lo peor de todo hace ver lo bueno del conjunto, habilidad que veo que posees, ¿no? a eso se le llama ser positivo.
besicos

Beauséant dijo...

creo que Loriga podría añadir esas líneas a su libro del mismo título :)

miescondite dijo...

Lo mejor de todo es seguir leyéndole, Sr. JAS.

Un fuerte abrazo