martes, abril 28, 2009

"Cuando el sabio señala al cielo, el idiota mira el dedo"
O quizá no, cuando una cumbre entre dirigentes políticos es en esencia una postura, una compartida puesta en escena, una estética. Los que critican que se hable más de los tacones de Carla Bruni que de los acuerdos entre Zapatero y Sarkozy tras la visita, obvian que no habrá ningún acuerdo. Que sólo saldrán palabras vacuas de las bocas de ambos, que los que de verdad trabajan, negocian y gestionan son los obesos gabinetes de las respectivas presidencias. Obvian que la estética, en política, siempre es casi tan importante como la ética, y que al (tele)público no se la contenta con "acuerdos bilaterales de colaboración y planificación conjunta", sino con las fotos de dientes y mira qué mona va la Bruni.

4 comentarios:

Pareidolia dijo...

Vergonzoso, di que sí, he leído otras noticias con respecto a este tema y es la tónica general, de si mira qué bien posa la una, que si mira qué taconazos lleva la otra. Eso sí, realmente quien centra la atención en esos detalles no es quien sale en la foto, sino quien informa y al fin y al cabo el que hace mirar al dedo. Ellas, al fin y al cabo, son parte del atrezzo.
Besicos

Laura dijo...

La verdad es que me dan bastante igual todos esos rollos protocolarios. Pero estoy segura de que muchas veces es un gran acierto saber mirar al dedo

LA CAÑA DE ESPAÑA dijo...

A veces creo que si Silvio Berlusconi ha elegido a modelos para su campaña europea es porque sabe que esa es la única manera de que la gente de su país hable de esas elecciones.
Parece que la única manera de tragar con la politica es cubriendola con una gruesa capa de glamour.
Eso es lo que tiene Carla, como una Jacqueline Kennedy resucitada: glamour como para hacernos tragar a todos los españoles los groseros comentarios de su marido, y como para hacerles tragar a los ingleses su odio hacia los franceses, y como para hacerles tragar a los alemanes la poco glamurosa caciller Merkel.
Yo ya vi todo lo que tenía que ver cuando los "programas del corazón" se pusieron la medalla de destapar la corrupción en Marbella, y cuando anuniaron que iban a invitar a la novia de un maltratador a la noria y después a un preso y luego a otro y a interviu sacando fotos de niñas menores de edad semidesnudas en su portada...
Al menos Carla me cae bien...

Beauséant dijo...

esa foto es la foto de la vergüenza, de como romper la fina línea entre el periodismo y el amarillismo y, lo peor, no darse cuenta...