sábado, mayo 09, 2009

La perpetua juventud del mundo me corta el aliento. Cosas que amaba han desaparecido. Muchas otras me han sido dadas.
Simone de Beauvoir, La mujer rota

3 comentarios:

Laura dijo...

Nada es demasiado nada, al menos no para tí. Te quiero mucho
http://www.youtube.com/watch?v=jBEYyHGbwto

Pareidolia dijo...

Lo dado es a veces amado, aunque el tiempo de estima es más lento por el simple hecho de haber sido más fácil, de no haber puesto energía en ello. Un besico

Anónimo dijo...

Hola amigos! los espero an mi blog de actualidad argentina con humor e ironía. Saludos!